Tanka

From Dictionary of World Literature
Jump to: navigation, search

por Santiago Acosta Argaez, Marta Gamallo Fernández, Juan Carlos González de la Fuente

Tanka(短歌 tan-kah, del jap. tanka, de tan, corto, y ka, canción):es una palabra japonesa que significa “poema corto”, en contraposición con choka que significa “poema largo”.

Contents

Definición extensa

El tanka es un concepto de la literatura japonesa con, aproximadamente, mil trescientos años de antigüedad. Se trata de un tipo de poema colectivo de cinco versos escritos los tres primeros por el primer poeta mientras que el segundo lo finalizaba con dos versos. Aclarando que en japonés no hay sílabas sino onjis, pero son equivalente, podemos decir que el primer y el tercer verso son pentasílabos, el segundo, cuarto y quinto, heptasílabos.

Desarrollo

El origen de la waka es tan antiguo como la historia japonesa misma. Cuándo la historia japonesa comenzó a ponerse por escrito -en la mitad del siglo VII- ya había una tradición oral bastante antigua de la uta (canción) en la waka. el tanka se relaciona con el haiku, basta con observar que si a un haiku se le añaden dos versos más de siete onji —tomémoslos como sílabas— tendremos un tanka. Fue tanta la importancia del Tanka, que con el pasar del tiempo se le concedió un segundo nombre: Waka (和歌) que se puede traducir, debido a una lectura especial del primer ideograma, como “La canción de Yamato”, siendo éste último el antiguo nombre de Japón.

El término Waka se puede aplicar a toda la poesía clásica japonesa; sin embargo, Waka se considera sinónimo de Tanka. De los géneros anteriormente mencionados, el Tanka es el único que sigue practicándose de forma activa. Y no podría ser de otra forma: después de todo, el himno nacional de Japón, uno de los más cortos del mundo, el Kimigayo (君 が代 “El reino de Su Majestad”) es de hecho un Tanka. Entre el siglo X y el siglo XV se completaron veintiuna antologías imperiales, con un total de aproximadamente 33,000 poemas, virtualmente todos wakas. En estas antologías se recopilan sólo las tankas más conocidas, que constituyen sólo una porción de todas las tankas escritas en la corte durante el período correspondiente.

Desde finales del siglo XIX hasta nuestros días, el género ha evolucionado, sujeto a muchos vaivenes, influencias y movimientos. El tanka nace como un poema amoroso en el que los amantes se escriben expresando deseo o gratitud. También se utilizó para hablar de la naturaleza. Pero su principal utilizad era la de transmitir mensajes secretos entre amantes, una síntesis matutina de lo que una tempestuosa noche de sexo había representado para el autor, como queriendo volver a cortejo. Se enviaban escritos en abanicos o amarrados en una flor en botón y eran entregados en propia mano por un mensajero a quien se recompensaba con un trago o con coquetear un poco con el personal doméstico mientras el otro amante escribía la respuesta. Estos breves poemas, deberían tener tal contenido que los enamorados supieran a qué se hacía referencia, pero ser lo suficientemente crípticos de guisa tal que el intermediario quedase en babia si hubiera intentado sorprender algún secreto. Muy pronto el tanka comenzó a utilizarse tanto para canciones de boda como para encantamientos propiciatorios de casas recién construidas, niños recién paridos y negocios recién firmados (usos, todos ellos, corrientes en otras variedades poéticas japonesas). A través de los siglos, los poetas compusieron tanka no sólo para el amor o para conjurar a los dioses, sino sobre la naturaleza y otros asuntos no menos inspiradores. El tanka llegó a ser tan estimado que regularmente se convocaba a concursos, lo mismo de escritura que de lectura. Así se hizo necesario un corpus al que pudiera hacerse referencia y los emperadores empezaron a decretar colecciones y antologías, los estudiosos afirman que esto sucede alrededor del año 700 de nuestra era.

Ejemplificación

He aquí un ejemplo de los waka intercambiados entre el poeta Ariwara no Narihira (825-880) y una mujer a la que observó fugazmente tras las cortinas de su carruaje, según la traducción de Cabezas (1987). Los Cantares de Ise es un libro del siglo X que reseña las aventuras, muchas de ellas amorosas, de un cierto personaje aristocrático al que tradicionalmente se ha identificado con dicho poeta.

“Ni dejé de verte
ni te pude ver
pensando en ti
pasaré las horas abstraídamente. (el)
¡Si verse o no verse!
¿Por qué distinciones
que nada importan?
Los que guían rectos
son los corazones. (ella)”

Bibliografía

  • Higginson. De la costumbre que tienen los japoneses de componer versos a los que llaman tanka y escribirlos en una columna sin espacios ni signos de puntuación. UEDA, 1996.
  • Prieto, José María. Tanka a trancas y barrancas. Madrid: Ediciones Vitruvio, 2009.