Intertextualidad

From Dictionary of World Literature
Jump to: navigation, search

por Antón Díaz Teijeiro, Angel Iglesias Martínez, Pablo Díaz Suárez, Jose Calvo Amado

La intertextualidad considera el texto como un tejido o una red, un terreno donde se cruzan y se ordenan textos que proceden de muy distintos discursos. La intertextualidad será aquella relación de presencia, directa o indirecta, consciente o inconsciente, de un texto en otro, sea cual sea el medio de procedencia y el de destino. Se produce intertextualidad siempre que en un texto se encuentre la presencia, de algún modo, de otro texto. De esta manera, quedarían incluidas formas como las citas, los plagios, los pastiches, las parodias, entre otras. Nunca ha sido restringido a las artes literarias, y podemos encontrarlo envuelto en discusiones sobre cine, pintura, música, arquitectura, fotografía, así como en todo tipo de producciones artísticas.

Contents

Definición extensa

La intertextualidad es la relación que un texto (oral o escrito) mantiene con otros textos (orales o escritos), ya sean contemporáneos o históricos; el conjunto de textos con los que se vincula explícita o implícitamente un texto constituye un tipo especial de contexto, que influye tanto en la producción como en la comprensión del discurso.

En los primeros años del siglo XX, las ciencias llegan a la literatura de la mano de los llamados estructuralistas que racionalizan el hecho literario desde nuevas perspectivas muy originales. En el París de los años sesenta, en medio de la agitación de la juventud, declaran la importancia de los textos frente a la tradicional importancia de sus creadores. Es lo que Roland Barthes denomina la muerte del autor. Esta pérdida de la hegemonía del autor se compensa por la importancia de la escritura y de su intertextualidad. Julia Kristeva la define como la apropiación anónima o documentada de textos de otros incorporados en otro contexto donde adquieren una significación nueva, a pesar de que su literalidad quede intacta. Según Kristeva, la historia de la literatura no es una historia de escritores, sino una amalgama de textos llamada literatura donde las fronteras temporales, nacionales e individuales se desdibujan. La literatura, esto es, la intertextualidad, es el mosaico ingente de todo lo que se ha escrito en el mundo desde sus inicios; el mosaico se alimenta de sí mismo, absorbiendo palabras e ideas que ya han sido escritas, para luego reescribirlas y transformarlas en textos nuevos.

Historia del concepto

El concepto de intertextualidad debe buscarse en la obra del filólogo ruso Mijaíl Bajtín, crítico literario, teórico y filósofo del lenguaje de la Unión Soviética. Tomó como base las novelas de Rabelais, Swift y Dostoievsky. Durante el segundo tercio del siglo XX publicó una serie de trabajos sobre teoría de la literatura; En ellos reflexiona sobre el carácter dialógico que tiene todo discurso. Sus ideas no fueron conocidas en Europa occidental hasta años después de su aparición, cuando fueron traídas al ambiente intelectual francés por un círculo de pensadores a fines de los años sesenta; entre ellos Tzvetan Todorov y Julia Kristeva, quien acuñó el término de intertextualidad en el año 1969.

Del casi medio centenar de trabajos debidos a su pluma conocemos una breve pero suficiente muestra, de la que destacan tres libros importantes: La poética de Dostoievski (1963), La cultura popular en la Edad Media y en el Renacimiento. El contexto de Eranois Rabelais (1965) y Estética y teoría de la novela (1975).

Para Todorov, nos encontramos ante «el mayor teórico de la literatura en el siglo XX». No extrañará por eso el esmero con que procede el cabeza de la Escuela de París, tocando todas las cuestiones que la figura de Bajtín suscita: desde la personal hasta la más ambiciosa de su faceta científica. Para ello Todorov divide el volumen en seis secciones: epistemología de las ciencias humanas, grandes opciones, teoría del enunciado, intertextualidad, historia de la literatura y por último antropología filosófica.

El concepto no es nuevo y la crítica lo ha venido usando desde hace bastantes años para designar un fenómeno bien conocido en todas las épocas: el hecho de la presencia, en una determinada obra, de rasgos temáticos, estructurales o estilísticos de textos de otro u otros autores que, mediante citas, alusiones, recreaciones, parodias u otros procedimientos, quedan integrados en su tejido textual.

El término intertextualidad tiene su origen en las teorías desarrolladas por Bajtín sobre el enunciado dialógico o polifónico. El artículo Bakhtine, le mot, le dialogue et le roman” de Julia Kristeva, publicado en 1967, es el inicio de un concepto que goza de mucha popularidad. Kristeva dio un paso adelante al concepto de intertextualidad, apoyada por los post-estructuralistas franceses que hacen suyo el término. La intertextualidad surge con Kristeva como fenómeno que mezcla lo propio con la influencia de textos anteriores. Kristeva, con el término intertextualidad, convierte en legítimo lo que era considerado antes como plagio de otros autores.

Desarrollo

Desde que se difundió, el concepto ha tenido una gran influencia en los estudios tanto de teoría de la literatura como de análisis del discurso, pues permite comprender el modo en que los textos influyen unos en otros.

La intertextualidad es un medio que permite la interpretación adecuada y justificable de algunos textos. Kristeva ve en la intertextualidad un diálogo entre una serie de sistemas en conflicto, serie de historias con distintos significados; un medio para salir de dudas a la hora de analizar algunos textos. Es como un lazo entre el texto, la historia y la sociedad en que se crea. El texto tiene un carácter dinámico y heterogéneo, no es algo único ni autónomo, ni cerrado en sí mismo, sino abierto a otros textos. La intertextualidad aparece, por lo tanto, en oposición a la intersubjetividad. Los autores encuentran una salida que les permite entretejer tanto voluntaria como intencionadamente discursos que permiten al lector activar su mente para interpretar símbolos, mitos... será un fenómeno que guía la lectura del texto, que posiblemente rige la interpretación, es lo contrario que ocurre en la lectura lineal. La lectura intertextual es una de las maneras que permiten al lector descubrir el significado del texto.

El campo de la intertextualidad es lo suficientemente amplio para que se precisaran diferentes tipos. El primer tipo, al que denomina intertextualidad (explorado por Julia Kristeva), sería la relación de copresencia entre dos o más textos o, lo que es lo mismo, la presencia efectiva de un texto en otro. El segundo tipo está constituido por la relación, generalmente menos explícita y más distante, que el texto propiamente dicho mantiene con su paratexto: título, subtítulo, intertítulos, prefacios, epílogos, advertencias, prólogos, etc.; El tercer tipo, la metatextualidad, es la relación que une un texto a otro texto que habla de él sin citarlo e, incluso, sin nombrarlo. El cuarto tipo, al que llama hipertextualidad, es toda relación que une un texto B (hipertexto) a un texto A (hipotexto) en el que se injerta de una manera que no es la del comentario y por fin, el quinto tipo sería la architextualidad, o sea, la relación completamente muda que, como máximo, articula una mención paratextual (así los títulos y subtítulos de una obra literaria). También encontramos otra diferenciación no explorada por Julia Kristeva, que sería la intertextualidad externa (relaciones de un texto con otro) de la interna (relación entre los elementos del propio texto o de un texto consigo mismo).

La intertextualidad, en especial este cuarto tipo mencionado de la hipertextualidad, cobra una importancia extrema en los primeros años del presente siglo XXI en un ámbito tan específico como el desarrollo de la tecnología de la información y la comunicación. El buscador universal Google, que se ha convertido en la más importante herramienta de navegación en la red, ha fundamentado todo su sistema de funcionamiento en una clave esencial, un algoritmo secreto que funciona sobre una idea: la hipertextualidad. La aplicación google recorre la red registrando las relaciones intertextuales de los diferentes sitios web y estableciendo categorías de relevancia en función de la cantidad de relaciones hipertextuales de cada página. Este ingenioso sistema ha tenido tanto éxito que ha configurado google como la mejor herramienta de navegación y ha cimentado la construcción de una empresa de dimensiones inmensas y máxima influencia en el mundo de la información.

Ejemplificación

Todo texto se produce en el seno de una cultura que cuenta con una larga tradición de textos, que poseen unas características determinadas en cuanto a su estructura, su temática, su estilo, su registro, etc. Este conocimiento textual compartido forma parte del acervo común de la comunidad lingüística, y por ello se activa cuando un emisor produce un texto, así como también cuando su receptor lo interpreta. Por ejemplo, ante la fórmula [Érase una vez], cualquier hispanohablante identifica que el género discursivo, al que pertenece al texto que va a oír es el cuento infantil, y el conjunto de cuentos infantiles que conoce funciona a modo de contexto que le proporciona información sobre las características que tendrá este nuevo cuento.

Otro ejemplo sería el siguiente; un crítico observa que en una canción popular sobre un emigrante que vuelve a su casa hay un intertexto de la Odisea, con lo cual no está afirmando que el letrista haya leído a Homero y se haya inspirado en él, sino que en la canción (y no en el letrista) está presente la historia del retorno de Odiseo a Ítaca. La pregunta es: ¿cómo han podido llegar hasta la canción reminiscencias de libros que el letrista no ha leído? Pues bien, de una manera compleja e indirecta, a través de la transmisión cultural: el letrista no ha leído a Homero, pero ha escuchado canciones nostálgicas de regreso al hogar que han escrito compositores que habían leído libros sobre viajes que habían escrito viajeros que habían leído poetas que habían leído a Homero.

Voces relacionadas

estructuralismo; literatura; teoría literaria; lenguaje; lingüística del texto.

Bibliografía

  • Martínez Fernández, José E. (2001). La intertextualidad literaria. Madrid. Cátedra.
  • Perpiyá, Nuria. (2008). Las criptas de la crítica. Veinte interpretaciones de la Odisea. Madrid. Gredos.