Clásico

From Dictionary of World Literature
Jump to: navigation, search

por Carmela Rodríguez, Laura Vaamonde, María del Camino Viana, Claudia Vidal

Clásico (del latín classĭcus): dícese de un autor o de una obra que se tiene por modelo digno de imitación en cualquier arte o ciencia.

Contents

Definición extensa

Un clásico, según la Real Academia Española, se refiere a un autor o una obra que se tiene por modelo digno de imitación en cualquier arte o ciencia, pero aún así nos encontramos ante un término cuya definición presenta divergencias.

Aplicado al campo de la literatura existen diferentes acepciones, por ejemplo, en términos horacianos, un clásico es un libro que ha perdurado a lo largo del tiempo (est vetus atque probus, centum qui perfict annos). Desde otro punto de vista, y con el cual coinciden muchos autores, se definiría como una obra que supera los límites del tiempo, es decir, que retiene un significado en épocas venideras. El clásico es un libro que ha perdurado a lo largo de los años y que puede ser leído alegóricamente en una clave que tiene significado fuera del contexto espacio-temporal en el que se formó. Así, el clásico habla a través de las épocas y de los lugares, representando ideales, experiencias, construcciones culturales y mentalidades.

Otro punto de vista sería el aportado por Zbigniew Hebert, autor polaco del siglo XX, que nos presenta lo clásico como oposición a la barbarie. Y es que tras la caída del Imperio Romano, entre los bárbaros del Norte la escritura era poco común: la palabra runa significa misterio, secreto, cosa escondida. La barbarie residía precisamente en la concepción de la escritura como medio para conservar secreta una cosa, como un amuleto, como representación de la magia. Así, la civilización tendría la literatura como estandarte y por lo tanto sería la que produciría obras dignas de ser consideradas clásicos.

Además de estos conceptos, podríamos decir que una obra podría ser considerada un clásico siempre cuando se adapte a unos determinados cánones estéticos y siga los considerados “valores clásicos”.

A pesar de todo, el concepto de clásico puede ser muy relativo. Una determinada obra puede ser considerada un clásico y luego dejar de serlo, o viceversa. Según John Maxwell Coetzee, en su obra Costas Extrañas, este término está sujeto a un fuerte relativismo, ya que está condicionado por la crítica y el historicismo.

Historia del concepto

Reiterando que la idea de clásico no es un concepto universal, sino que acepta diversos puntos de vista, no podemos hablar de la historia de ese término de forma general; debemos, pues, acotarla a una determinada zona. Centrándonos en el marco europeo occidental y, de acuerdo con Thomas Stearns Eliot, podríamos hablar de la Eneida de Virgilio como clásico original, ya que el autor anglo-estadounidense consideraba la cultura europea como la descendiente directa de la Roma clásica. Sin embargo, Coetzee entre otros autores ponen en tela de juicio el concepto de “latinidad”, pues si bien Francia, Italia o España pertenecen a este ámbito europeísta, Europa no se restringe a estos países; además, la identidad europea de Inglaterra también es susceptible de estudio. De este modo, la vinculación de la Roma de Virgilio con el conjunto de Europa considerado por Eliot no parece criterio suficiente para afirmar tan rotundamente que no hubiera clásico anterior a la Eneida.

Desarrollos

Si consideramos que las obras que forman parte de la literatura mundial han de ser, según la Antología Longman de David Damrosch, las que han circulado más allá de su lugar de producción y las que han ganado en traducción, concluimos que los clásicos son el objeto de estudio de la literatura mundial.

Respecto a esto, hemos de tener en cuenta, asimismo, la postura del comparatista eslovaco Diuril Diuringer, que describe la literatura mundial como el "conjunto selecto de obras literarias, fundamentada esta selección en la aplicación de criterios históricos y literarios, con un predominio absoluto de la axiología". En este contexto, estaríamos hablando, por lo tanto, de lo que entendemos por clásico, coincidiendo, de este modo, con el punto de vista de Damrosch, planteado anteriormente.

Hay divergencias en cuanto a la definición del concepto de clásico. Como clásico entendemos toda obra que tiene una tradición literaria, es decir, que tiene algo que la hace perdurar en la historia literaria. Pero Eliot proporciona una idea dispar para ello, las obras que él considera clásicos son aquellas que históricamente no existen simultáneamente, pero desde el punto de vista de la lectura sí, es decir que puedes realizar la lectura de dos obras al mismo tiempo. ¿Cómo se consigue que una obra pase a ser considerada como clásica según este crítico literario? Para él es necesario que el autor sufra una despersonalización, es decir, una extinción de la personalidad, debe renunciar a sí mismo para adoptar la tradición y que así su obra sea considerada como un clásico literario. Si seguimos analizando la doctrina de Eliot, nos deja entrever que para él es más necesario la individualidad de un autor que la despersonalización de este, porque para contribuir a la tradición literaria es preferible una obra no clásica pero que posea una individualidad.

Ejemplificación

Antigüedad

  • Gilgamesh (poema épico anónimo, c. 1400 a.C)
  • La Ilíada (Homero, siglo VIII a.C.)
  • La Odisea (Homero, siglo VIII a.C.)
  • La Eneida (Virgilio, siglo I a.C.)
  • El arte de la guerra (Sun Tzu, siglo IV a.C)

Edad Media

  • La divina comedia (Dante Alighieri, c. 1304-1321)
  • Las mil y una noches (Muhammed el-Gahshigar, siglo IX)
  • El cantar de Mio Cid (anónimo, c. 1200)

Edad Moderna y Renacimiento

  • Don Quijote de la Mancha (Miguel de Cervantes, 1605-1615)
  • Decameron (Giovanni Bocaccio, 1351-1353)
  • Hamlet (William Shakespeare, 1605)
  • El Lazarillo de Tormes (anónimo, 1554)
  • La Celestina (Fernando de Rojas, 1499)
  • La vida es sueño (Calderón de la Barca, 1635)
  • Robinson Crusoe (Daniel Dafoe, 1719)
  • Fuenteovejuna (Lope de Vega, 1618)

Romanticismo y siglo XX

  • Crimen y castigo (Fiodor Dostoievski, 1866)
  • Drácula (Bram Stocker, 1897)
  • Los miserables (Victor Hugo, 1862)
  • Orgullo y prejuicio (Jane Austen, 1813)
  • Las aventuras de Alicia en el país de las maravillas (Lewis Carroll, 1865)
  • Las aventuras de Sherlock Homes (Arthur Conan Doyle, 1892)
  • Viaje al centro de la tierra (Julio Verne, 1864)
  • Fausto (Johann Wolfgang von Goethe, 1806)
  • Frankenstein (Mary Shelley, 1818)
  • La isla del tesoro (Robert Louis Stevenson,1883)
  • El Señor de los Anillos (J. R. R. Tolkien, 1955)
  • La metamorfosis (Franz Kafka, 1915)
  • El principito (Antoine de Saint-Exupéry, 1943)
  • Guerra y paz (León Tolstoi, 1865)
  • Un mundo feliz (Aldous Huxley, 1932)

Voces relacionadas

literatura nacional; literatura mundial; literatura clásica; literatura global; tradición; tradición literaria; tradición oral; weltliteratur; transculturación literaria; talento individual; literatura epicórica.

Bibliografía

  • Coetzee, J. M.: "¿Qué es un clásico?", una conferencia” (1991) en Costas extrañas. Ed. Debate. Ensayos, 1986-1999, trad. Pedro Lena. Barcelona 2005, pp. 11-29.
  • Calvino, I.: "Por qué leer los clásicos" en Por qué leer los clásicos. Trad. Aurora Bernárdez. Ed. Siruela, Madrid, 2009, pp 13-20.
  • Eliot, T. S.: La tradición y el talento individual. Universidad Nacional Autónoma de México. México, 1920.